MANTENIMIENTO DE EDIFICIOS

Una herramienta indispensable para prevenir los riesgos generados por instalaciones y equipos es establecer procedimientos mediante los cuales examinen periódicamente las condiciones peligrosas que presenten o puedan presentar dichos equipos e instalaciones, por diseño, funcionamiento o situación dentro del contexto del área de trabajo. Los elementos y sistemas de seguridad que sirven para actuar ante fallos previstos o situaciones de emergencia han de ser conservados en condiciones óptimas de funcionamiento, asegurando rendimiento y prestaciones durante su vida útil y, por lo tanto, reduciendo las posibles averías y fallos provocados por un mal estado de los mismos.

A la hora de configurar el proceso de mantenimiento, el método de trabajo más eficiente pasa por conjugar los cuatro tipos principales de mantenimiento aplicables a las instalaciones en general, éstos son:

· Mantenimiento Preventivo
· Mantenimiento Técnico Legal
· Mantenimiento Conductivo
· Mantenimiento Correctivo
↓